Hazte tan solo dos preguntas

Cuando llega la noche, ese momento mágico de estar en comunión conmigo misma, me hago una pregunta:¿Tienes la mente tranquila y la paz en el espíritu por lo que has hecho hoy?  Si la respuesta es sí, duermo como un lirón.  Si la respuesta es negativa, le doy alguna vuelta más para intentar solucionarlo al día siguiente.

Creo que cuando llegamos al punto donde queremos estar, sea de éxito, de familia, de tranquilidad, de dinero o del objetivo que sea nos hemos propuesto, debemos tomar la suficiente distancia y ver a nuestra espalda.  Debemos mirar para ver qué hemos dejado en el camino para conseguir ese algo.  Y sobre todo debemos hacer una autocrítica exhaustiva con nuestra gestión.

Así que focalizando de nuevo en tu camino andado, pregúntate…¿has hecho daño gratuitamente para llegar a tu destino?¿te has aprovechado de la bondad, paciencia o amistad en tu propio beneficio?¿has hecho daño a un ángel simplemente porque brillaba más que tú?

En resumen…

¿qué has dejado en tu trayecto…amigos o cadáveres para llegar a dónde estás?

Y la siguiente…

¿ha merecido la pena?

Preguntas contundentes ¿verdad?

Si algo ha resonado dentro de ti es que la revisión de tu camino debería ser más exhaustiva.

Vive tu vida de forma que seas amado por tus amigos y respetado por tus enemigos.  Para ganar el respeto y el amor de otros o de ti mismo no te hacen falta cadáveres.

Diana Llapart

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *