Los dos tipos de gracias

Existen dos tipos de gracias y curiosamente aunque comparten el mismo vocablo distan un infinito uno de otro.

El primero es el aportado por la educación.  Es el que te enseñaron a decir al recibir alguna cosa hubieras pedido o no -aunque no nos engañemos, algunos obvian este principio básico de educación-.

Después está el segundo tipo, el que sale del corazón.  El que se expresa de forma natural cuando alguien se preocupa por ti, cuando sientes la amabilidad al preguntarte, cuando te escuchan con bondad; el que te sale de tus labios sin pensar apreciando todo el esfuerzo que alguien ha hecho por ti.

El que simplemente calienta tu corazón cuando sabes que alguien allí fuera piensa únicamente en ti.

Rodéate de esas personas que dan a la palabra “gracias” todo su sentido, esas personas que te provocan una sonrisa al pensar en ellas.

Vale la pena vivir en un mundo a su lado.