No puedes agradar a todos

Algunas personas aman lo que haces.  Aman cómo lo haces, aman el servicio que das, aman tu producto.  Te aman a ti.

Otras no.  Son las que te dan una estrella en google, las que pasan de largo o te ignoran, o critican el mismo servicio y producto que otros aman.  ¿Cómo se entiende?

Es simple: ni tú ni tu producto es para ellos.  No encaja en su visión, ni en su forma de ser, ni en su política de vida.  No te entienden, no comprenden qué es o para qué sirve realmente.

Por mucho que intentes explicárselo de nuevo o aclararlo, no ganarás su confianza.

O simplemente no quieren comprártelo a ti.

Sea como sea asume que te envían un mensaje claro: no eres para ellos.

Y ese mensaje debería de llevarte a uno posterior: no pasa nada, no estás haciendo nada mal, únicamente asume que no puedes agradar a todo el mundo.

Todo está bien, tan solo se la mejor versión de ti mismo.  Así es como construyes tu propio camino hacia el éxito.

Talleres sobre el tema