Ética Diana Llapart

Ética o no ética

Imagina que tienes un negocio de plantas cara al público  y además a domicilio vía internet.  Tú suministras plantas a una plataforma que vende de todo on-line de forma que tu nombre está a salvo, o no, en la sombra.

¿Qué decisión tomas al recibir un pedido on-line: enviar las plantas marchitas o con pobre crecimiento que has relegado en un rincón y es tu forma de darles salida, o las más esplendorosas y vistosas?

En ambos casos tu reputación está en la sombra, nadie sabrá que has sido tú.  ¿Qué decisión tomas?

Puede que la ética -el simple hecho de hacer las cosas bien porque deben hacerse así, porque todos se merecen, al igual que tú, lo mejor de ti mismo- no te haga rico, ni notorio, ni especial.

Lo que la ética te dará siempre es tranquilidad y paz contigo mismo.

Algo muy necesario cuando repases tu día al caer la noche y cerrar los ojos.

Diana Llapart

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies