¿Qué es lo mejor?

¿Qué es lo mejor para ti? ¿Cuál es el mejor coche?¿Cuál es la mejor comida?¿Qué es el éxito?¿Qué es amor para ti?

Por muchas preguntas que haga la respuesta seguirá siendo la misma: depende.

Cada uno es un mundo, con gustos diferentes, con criterios diferentes, con vibración y emociones diferentes.

Lo que yo creo bueno, quizás no lo es para otro.  Pero eso no significa que, tanto mi visión como la del ajeno, sea necesariamente mala.

Con este principio ¿por qué obligamos a otros a actuar, pensar, decidir, comer, conducir, tener éxito o amar conforme a nuestra propia visión de las cosas?

Quizás dialogando entre todos -niños, adultos y mayores- consigamos un punto de vista mucho más plural y por ende mucho más rico.

Talleres relacionados