Tomar decisiones

Cada momento de cada día tomas decisiones, tanto si conoces la solución o no.  Tomas decisiones a la hora de comer, de conducir, de leer…También tomas la decisión de parar y hacer otras cosas, o buscar un momento para ti.

Después vienen las decisiones importantes que tienen un impacto en tu futuro más o menos cercano, por lo que siempre intentarás buscar la decisión «buena».  Crees que todo lo que haces y tienes en este momento se debe en parte a las decisiones que tomaste en el pasado. Ese pensamiento tensa ¡y cómo tensa!

Yo creo que el mundo, el cuerpo, la mente, la intuición está en una constante transformación.  Se adapta a la situación, al entorno y al estado de ánimo.

Según mi punto de vista también vivimos en ese constante cambio y también lo hacen las decisiones que tomamos.  Sea lo que sea que elijas está bien, te lleva a un nuevo camino sin explorar donde todo se transforma en algo nuevo, en algo completamente diferente y estadísticamente mejor.

Así que quizás deberíamos empezar a no preocuparnos tanto por las decisiones que tomamos y escuchar un poco más a nuestra intuición que nos muestra cómo transmuta todo lo que hacemos, decimos o actuamos en un gran cambio delante de nuestros ojos cuando nos atrevemos a cambiar la rutina, a tomar esa decisión diferente.

Acción y alegría ayuda a salir del bucle.

Talleres relacionados